Magnetismo: descubren que las culturas mesoamericanas lo conocían

Esculturas de la civilización de Monte Alto, poseen áreas imantadas en algunas partes de su estructura, lo que demuestra que, 500 años antes de Cristo, ya conocían el magnetismo

Redacción – @insolitaexpe – Un estudio recién publicado en la revista “Journal of Archaelogical Science” asegura que unas esculturas que representan gigantescas cabezas, elaboradas por un antiguo pueblo que ocupó la actual localidad de Monte Alto, en Guatemala, están magnetizadas. Este extraordinario hallazgo sugiere que esa antigua civilización mesoamericana, que realizó estas estatuas entre el año 500 a. C. y el 100 a. C, dominaba el magnetismo.

Resulta muy curioso porque las esculturas no poseen magnetismo en toda su estructura, solo en las mejillas y en el ombligo de estas representaciones. Según los expertos, estas piezas fueron golpeadas, posiblemente, por un rayo, lo que causó la imantación de las esculturas. Así, los autores del estudio consideran que los maestros escultores de dichas figuras sabían cuáles eran las partes con magnetismo, generalmente las esculpidas en basalto, y distribuyeron esos elementos imantados por toda la escultura, con el objetivo, explican, de aportar estabilidad.

Son once las esculturas analizadas en esta investigación, realizadas en basalto y en hematita, este último mineral, con propiedades magnéticas. En palabras de uno de los autores del estudio, Oswaldo Chinchilla, profesor de Antropología en la Universidad de Yale, en Estados Unidos: “la gente de Monte Alto eligió algunos cantos rodados y los moldearon de tal forma que el magnetismo era perfectamente medible en ciertos puntos de la escultura”.

Además de las estatuas de las que se ocupa este estudio, el equipo también es conocedor de que este magnetismo está igualmente presente en esculturas realizadas por la misma civilización, pero en México. Hay que tener en cuenta que este pueblo, el de Monte Alto, es conocido por estas obras, por sus pirámides y porque se piensa que llegó a ocupar toda Mesoamérica, influyendo notablemente en la cultura olmeca y en los mayas. Gracias a este estudio ahora tenemos la certeza de que nuestros antepasados eran todavía más sabios de lo que pensábamos.

Fuentes y más información: ABC.

Fuente imagen de apertura: Roger Fu/ ABC.

Sin Comentarios

Publicar un comentario
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra Política de Privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar