La Virgen que llora en EEUU: “No hemos detectado causas naturales para la emisión de líquidos en esta estatua”

Continúa la investigación por la imagen de la Virgen de Guadalupe que lloró lágrimas de aceite en una parroquia estadounidense.

 

Lourdes Gómez@Lourdesgm13 – Monseñor Óscar Cantú, Obispo de Las Cruces (Nuevo México, Estados Unidos) ha explicado mediante un comunicado que no han encontrado, por el momento, “causas naturales” para explicar el fenómeno de las lágrimas de aceite que aparecieron en la imagen de bronce de la Virgen de Guadalupe de la parroquia de Hobbs, en Nuevo México. Asegura, igualmente, que la investigación tan solo acaba de concluir su primera etapa, fase en la que no han podido hallar las causas del fenómeno.

En el comunicado, el reponsable de la diócesis de las Cruces también alerta a los fieles de la existencia de engaños del demonio: “si la causa del fenómeno es sobrenatural, debemos discernir si es de Dios o del demonio. Les recuerdo que la Iglesia cree en la existencia de ángeles caídos, que a veces intentan engañarnos”.

La investigación practicada hasta el momento ha conllevado entrevistar a los testigos y también al fabricante de la imagen de la Virgen de Guadalupe, un comerciante mexicano. Los dueños de la empresa han explicado a los responsables de la investigación que el proceso de fabricación incluye trabajar a alta temperatura, derritiendo los moldes de cera con los que se elabora las imágenes de bronce; desde su punto de vista, aseguran que no puede haber quedado ningún  residuo que haya provocado el fenómeno de las lágrimas.

El proceso de investigación continúa abierto, tendremos que esperar a que concluya el estudio para conocer nuevos datos de este controvertido suceso.

Recordemos que fue el pasado mes de mayo cuando medios de comunicación de todo el mundo se hacían eco del enigmático fenómeno que habría tenido lugar en una parroquia de la ciudad de Hobbs, en Nuevo México: una imagen de bronce de la Virgen de Guadalupe habría comenzado a llorar lágrimas de aceite. El fenómeno se habría repitido en tres ocasiones, al parecer ante la presencia de numerosos testigos, entre ellos un sacerdote y diversos fieles.

Así, la Diócesis de Las Cruces (Nuevo México, Estados Unidos), explicó en julio que tras un primer examen habían podido determinar la composición de las misteriosas lágrimas: aceite de oliva perfumado. Añadieron, igualmente, que no se halló en el interior de la estatua religiosa ningún mecanismo que pudiera haber generado este líquido.

FUENTES: Catholic News Agency; Agencia Católica de Informaciones.

 

Sin Comentarios

Publicar un comentario
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra Política de Privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar