Jack el destripador: salen a la luz nuevos datos sobre sus crímenes

Revelan, más de un siglo después de los crímenes, que las cinco víctimas canónicas de Jack el destripador fueron asesinadas mientras dormían.

Redacción – @insolitaexpe – Ha pasado más de un siglo desde que el asesino conocido como Jack el destripador actuara en el barrio londinense de Whitechapel y, a pesar del tiempo transcurrido, sus crímenes todavía están rodeados de enigmas. El más importante: averiguar la identidad del propio Jack, asunto en el que se han centrado los esfuerzos de todos los investigadores; pero existen más incógnitas que hasta ahora no habían sido analizadas en profundidad.

En la época en la que Jack actuó, finales de 1888, en la zona de Whitechapel se registraron casi una docena de asesinatos, pero de todos ellos, solo cinco fueron atribuidos al famoso asesino. El motivo: que los crímenes se englobaban bajo el mismo modus operandi. Son los casos de Mary Ann Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride y Catherine Eddowes; y Mary Jane Kelly.

Ahora, la historiador Hallie Rubenhold ha decidido hacer un perfil de estos asesinatos y ha encontrado pistas desconocidas hasta la fecha. En su libro The Five, Rubenhold aporta datos que ayudar a trazar el perfil psicológico de Jack el destripador. Por ejemplo, una de las cuestiones más importantes es que Jack no forcejeó con ninguna de sus víctimas. Según la historiadora, de las autopsias realizadas a estas mujeres se desprende que las mató mientras dormían.

Las cinco víctimas, afirma Rubenhold, fueron asesinadas en una posición reclinada y ninguno de los cuerpos presenta marcas de defensa o de lucha. Igualmente, prosigue, en los rostros no hay gestos que lleven a pensar que gritaron, lo que lleva a esta investigadora a afirmar que murieron mientras estaban sumidas en un profundo sueño.

La historiadora también explica que se ha cometido un grave error, a lo largo de estos años, al considerar que las víctimas de Jack el destripador eras prostitutas. Según ella, en todo este tiempo se ha simplificado en exceso la historia de estas mujeres, que aunque tenían pocos ingresos, esgrime, y provenían de bajas clases sociales, no ejercían la prostitución.

Según la investigación llevada a cabo por la historiadora, todas ellas tenían trabajo y solo dos habrían sido prostitutas en algún momento de su vida, pero no al momento de ser asesinadas. Camarera, criada, sirvienta… eran las ocupaciones de estas mujeres a las que la historia ha dibujado como prostitutas. En palabras de Rubenhold, Jack no era un asesino obsesionado con prostitutas, como nos han tratado de vender. Se resuelve uno de los enigmas de este caso tan recordado, aunque seguimos sin saber quién se escondía detrás de uno de los pseudónimos más famosos de la historia.

Fuentes y más información: El Confidencial; COPE.

Sin Comentarios

Publicar un comentario
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra Política de Privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar