viernes, mayo 24, 2024
- Advertisment -
$0

No hay productos en el carrito.

InicioCienciaEXCLUSIVO I ¿Cómo podrían pensar las inteligencias UAP que pueden trascender el...

EXCLUSIVO I ¿Cómo podrían pensar las inteligencias UAP que pueden trascender el Espacio-Tiempo?

Por Giorgio Piacenza. (Investigador, conferencista e integrante de ICER)

En la ingeniería clásica, la modificación de la aceleración es considerada como la
“tercera derivada” después de la “posición” que puede tener un objeto y es una señal
de control inteligente. También hay derivadas superiores hasta la sexta, por ejemplo,
cuando hay un cambio en el cambio de la aceleración. Pero ¿qué pasaría si un objeto
se aísla total o parcialmente de un espacio-tiempo externo por dentro de su propio
espacio-tiempo modificado, incluso, quizás hasta desaparecer de nuestra realidad?
Quizás (desde una perspectiva externa) veríamos una aceleración instantánea o
alcanzaríamos una cierta velocidad (digamos Mach 20) instantáneamente sin señales
de calor ni sonidos explosivos. Y si el objeto se aislase por completo, quizás hasta lo
veamos desaparecer y no solo por volverse invisible sino por ya no ubicarse en nuestro
espacio-tiempo. Y, en efecto, cuando no hacen piruetas o a veces son semi visibles,
simplemente se les ve desaparecer. Por otra parte, si vuelve a un menor grado de
aislamiento, podríamos detectarlo nuevamente mediante instrumentos que detectan
energías clásicas (infrarrojos, rayos gamma, neutrinos) quizás reapareciendo en la
misma posición anterior o -instantáneamente- en otra posición.

En fin, cuanto más se aísle el “objeto” del espacio-tiempo externo, más se comportará
de manera no clásica o cuántica, especialmente desde la perspectiva de nuestro
estado de observación física clásica. Incluso, podría aislarse del espacio-tiempo
conocido hasta el punto de “entrar” (o cambiar de estado) resonando con otro espacio-
tiempo o incluso “más allá” a un estado más fundamental sin tiempo y sin espacio, un
estado completamente desmaterializado “astral”, “mental” o suprafísico en el que la
percepción experiencial subjetiva y las condiciones objetivas se mezclan de forma que
ni la subjetividad ni los objetos de la experiencia prevalecen uno sobre el otro. Y en
esta reciprocidad, la subjetividad podria manifestar experiencias externas personales y
colectivas moldeando un tipo de substancia mental. En esa realidad suprafísica, los
patrones de información equivalentes de un objeto físico clásico se podrían
reprogramar para que cuando este objeto se vuelva a materializar en el mundo físico se
haya desplazado a cualquier coordenada espacio temporal (o quizás hasta del pasado,
presente, futuro y densidad vibracional-dimensional) según se desee. La
desmaterialización completa de un objeto físico correspondería a su ‘traslado’ a su
correspondiente nivel suprafísico pero también podria darse traslados parciales por lo
que el fenomeno OVNI o UAP (o simplemente el ‘fenomeno’) podria combinar estados
físicos y suprafísicos, tener una naturaleza y su opuesto de forma complementaria.

Los UAPS interactúa con nuestro mundo físico

Sabemos que el “Fenómeno” (o los UAP y todo lo que los acompaña) interactúa con
nuestro mundo físico “clásico”, pero también con nuestras percepciones y
subjetividades. Es como si por un momento, los parámetros estables de separación propios del espacio-tiempo hubieran sido modificados y combinados con otros
parámetros de forma mental por medio de estados cuánticos para combinar la materia
física de nuestro universo con la materia de otro universo (o “dimensión”) quizás menos
densa. Esto habría sido posible al trasladar total o parcialmente la materia física del
UAP a su estado suprafísico más primordial.

Pienso que la recopilación de datos que se podrían utilizar para analizar intenciones
detrás de los “objetos” inteligentemente guiados que se comportan tanto de manera
clásica como no clásica e incluso ‘supra física’ o ‘metafísica’ (y que a menudo también
podrían ser “objetos” con inteligencia y voluntad propia) tendría que considerarse bajo
una combinación de lógicas clásicas y no clásicas necesarias para superar las
limitaciones del espacio-tiempo. Nuestra evaluación tendría que aproximarse a una
forma de razonamiento que trascienda e incluya la forma en la que normalmente
evaluamos a amigos y enemigos (potenciales y reales) en situaciones militares,
geopolíticas y la vida diaria. No podemos esperar reducir las inteligencias de los UAP a
nuestras expectativas normales. Espacio y tiempo son sinónimos de ‘separación’ y por
ende más compatible con un pensar binario. Por eso, si las “inteligencias UAP”
trascienden el espacio-tiempo seguramente usan una lógica más amplia o menos
binaria que vaya de acuerdo a eso.

¿Podrían los OVNIS/UAP ser una amenaza y otros no?

Una forma inicial de pensar que ellos podrían tener es en términos del principio de
complementariedad adoptado en la física para entidades cuánticas que pueden
considerarse simultáneamente como ondas y partículas especialmente cuando nuestra
percepción concreta real de ellas puede cambiar según el método utilizado para
observarlas. En este sentido, se utiliza una lógica complementaria de “both-and” (o “ambos-y”) que podría trascender e incluir una forma simplista y binaria de comprensión en la cual hay separaciones tajantes considerando el “medio excluido”.

Por lo tanto, en términos de una evaluación de amenazas, ¿podrían algunos OVNIS/UAP ser una amenaza y otros no, pero simultáneamente ser una amenaza y un bien?. Además, ¿existirá un sentido práctico en el que estos “objetos-fenómeno” ni son ni no son una amenaza porque – en última instancia – no hay separación esencial entre ellos y nosotros? ¿Como podemos entender a seres que quizás utilicen estas lógicas para así tomar decisiones políticas y exopolíticas más inteligentes? ¿Además, podría nuestra observación e interacción con ellos no solo ser una posible amenaza para nosotros (ya que ellos son más poderosos) sino también ser una amenaza para ellos? ¿O asimismo simultáneamente una amenaza y un bien para ellos, así como para nosotros? Porque, si pensamos sobre nuestra relación con “ellos” bajo la hipótesis del sistema de “control” de Jaques Vallée (la cual es una hipótesis cibernética), debemos entender que ellos también pueden ser susceptibles a nuestra influencia a través de circuitos de retroalimentación.

Por lo tanto, deberíamos aplicar reglas más amplias de evaluación y quizás (para “estar a la altura de las circunstancias”) tengamos que aprender a pensar en términos de entidades que (debido a su multidimensionalidad o superación de un espacio-tiempo exclusivo) no se limitan ni física ni culturalmente a las reglas físicas y modos de pensar físicos clásicos. Al superar estas limitaciones en el pensamiento en combinación con su tecnología también podrían disfrutar la existencia en múltiples reinos ontológicos físicos y no físicos, cambiando de estado resonante o “cruzando” entre ellos según sus tecnologías y niveles de desarrollo.

¿Cómo evaluarían sus alianzas y desacuerdos?

Si fuesen más capaces de pensar de manera clásica y simultáneamente complementaria, entonces (en relación con su forma clásica de pensar), podrían estar de acuerdo o en desacuerdo de manera similar a nosotros, o sea en términos binarios, tal vez incluso hasta el punto de participar en guerras tal como las narraciones de algunos contactados refieren. Pero, desde el punto de vista de una lógica cuántica-complementaria más integradora, una lógica asociada a superar (e incluir) al espacio-tiempo, los mismos seres que podrían involucrarse en disputas y guerras también podrían más fácilmente entablar un acuerdo más armonioso que aquel que el ser humano normalmente logra en un sentido político. Grandes enemigos podrían también fácilmente colaborar como agentes activos en el momento en el que se vieran a si mismo como participes de un todo mayor, por ejemplo, su rol conjunto en la Tierra y con el ser humano, logrando un equilibrio de fuerzas y no interfiriéndose entre sí respecto a las actividades controladas que desempeñan con limites en la Tierra. En ese sentido, estarían mas cerca a manifestar una “unidad en la diversidad” aunque aun no seria de forma perfecta por lo que podría haber un sistema de control por sobre ellos.

¿Son estas ideas demasiado difíciles de manejar para nuestros líderes y para la gente
en general y, por lo tanto, la gestión de estos temas debería dejarse en manos de unos
pocos analistas militares y de inteligencia actuando de forma secreta bajo una “cábala”
de controladores especializados que actúen como representantes de la humanidad?
¿Algo así como un “superyó” Freudiano (una parte natural oculta de la humanidad) que
protege la necesidad de ignorancia de la gente? ¿O acaso, podemos aprender y
adaptarnos más fácilmente de lo que se podría creer a pesar del disgusto de algunos
de estos administradores secretos?

Los “seres UAP” estarían más cerca de vivir un mayor nivel de conciencia

El uso práctico de una lógica complementaria más inclusiva demostraría que los “seres
UAP” estarían -relativamente- más cerca de vivir en un mayor nivel de “conciencia de
unidad” sin dejar de existir en la dualidad. Simplemente, estarían en el siguiente estadio
evolutivo al que podremos llegar y, si reconociéramos quienes somos, podríamos
imponer nuestra presencia y ellos (incluso los “negativos”) tendrían – por ley en ese
nivel de consciencia – que aceptarlo. Ellos simplemente estarían más conscientes de su
papel en un universo participativo y, por lo tanto, tanto los seres negativos (que se
sirven a sí mismos usando a los demás) como los positivos (que sirven a los demás) no
estarían dispuestos a actuar de formas primitivas que desarmonicen con el todo. Los “negativos” no podrían imponerse ante alguien que no caiga en su manipulación porque
sería contraproducente para ellos.

Ahora se pone un poquito enrevesado y para entender mejor habría que estudiar el
concepto de “cuadrantes” en la teoría Integral de Ken Wilber y como estos se podrían
aplicar a una realidad suprafísica y a la relación entre lo físico y lo suprafísico. Pero es
que para algo tan distinto a lo conocido normalmente también tienen que explorarse
perspectivas más originales. En fin, a partir de la perspectiva de la Teoría Integral de
Wilber, las dimensiones subjetiva y objetiva de la vida son inseparables y se
correlacionarían en todos los niveles de existencia y, por lo tanto, ambas deberían ser
necesarias para “pasar” de una realidad a otra. Por lo tanto, el encuentro integrado de
experiencias subjetivas en relación a diferentes niveles físicos estables situados en
diferentes realidades sería necesario para poder pasar a través de “dimensiones”
físicas y no físicas de la vida. existencia.

En la “ecología entre las realidades”

La adquisición de experiencias sería equivalente al aumento de la información que disminuye los estados de entropía (o incapacidad de organizar energía productivamente). Esta adquisición de información subjetiva y en objetos relacionados podría corresponder a la información en organizaciones materiales no solo más complejas sino también más sutiles o mentales o astrales (suprafísicas) en un multiverso participativo.

Cuando codificamos, decodificamos y aprendemos, la entropía disminuye y durante
fenómenos de intercambio entre realidades también podría haber una relación entre la
disminución momentánea de entropía en la realidad física cotidiana y la reconfiguración
de sus estados energéticos correspondientes en una realidad supra física. Extendiendo
la idea de los “cuadrantes” de la Teoría Integral de Wilber a la realidad suprafísica (que
proveería de posibilidades a los universos físicos) podríamos decir que los aspectos
mas internos de los cuadrantes psicológicos y culturales y de los cuadrantes materiales
en el universo físico corresponderían a los aspectos mas externos de los mismos
cuadrantes en la realidad astral, mental o suprafísica.

En otras palabras, experiencias vivídas o sentidas de forma subconsciente en el mundo
físico, así como fenómenos de auto organización o autopoiesis en la materia física
serían tendrían un correlato causal con el mundo suprafísico durante una interfaz
modificadora entre las realidades y el aumento o disminución de la entropía indicaría un
intercambio modificador activo entre estas realidades. Durante el intercambio, los
patrones energéticos informativos del mundo físico disminuirían su actividad kinética y
se reconfigurarían en el mundo suprafísico interactuando con los aspectos mentales y
materiales externos de ese nivel de realidad. Si esto fuese así, la subjetividad
acompañaría a reconfiguración de los estados energéticos materiales entre las
realidades físicas y suprafísica.

Experiencias interdimensionales o transdimensionales

Algunos componentes subconscientes y/o sentidos pre conceptuales de la experiencia
podrían ser suficientes para acompañar o lograr que sucedan intercambios entre estas realidades (intercambios coloquialmente conocidos como “interdimensionales” y a
veces como “transdimensionales’) y la tecnología que las inteligencias UAP” utilizarían
podría requerir estar dentro de “ellos” energéticamente tanto como ellos estarían dentro
de “nosotros” reduciéndose la experiencia de separación y por eso la telepatía estaría
disponible para los seres que pueden producir este tipo de intercambios.
Esta telepatía también la viven quienes tienen experiencias cercanas a la muerte y los
viajeros astrales o suprafísicos, por lo que considero que la clave de la tecnología de
las “inteligencias UAP” que pueden trascender al espacio-tiempo y/o modificarlo es el
uso del mismo reino astral o supra físico para reconfigurar la materia física, incluso
para “transportarla’ o hacerla resonar con “dimensiones” físicas más elevadas o de
menor densidad.

La experiencia de separación experimentada por una civilización menos desarrollada (o
quizás genética y energéticamente interferida o suprimida); una civilización casi del
todo carente de telepatía, mayormente limitada a una sola realidad o quizás a solo
universo físico, se debería a una desconexión a nivel consciente de las características
de vida disponibles en el reino suprafísico.

La tecnología disponible para la mayoría de las “inteligencias” interactuando en la
Tierra de forma semi física y semi supra física incluiría la combinación de sus
características físicas con la fuente de información y potencialidad de todos los
universos físicos posibles… el reino sutil, mental o astral. Comprender esto seria
necesario para entender mejor a las “inteligencias UAP”, su lógica complementaria más
conectiva y unitiva pero que puede incluir y trascender a la lógica binaria (y del medio
excluido), sus tecnologías y sus reglas de interacción con otras civilizaciones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

1 COMENTARIO

  1. Es interesante saber todo lo relacionado con los ovnis, uap, y esa inteligencia de esos seres interdimensionales, pero para mi un poco difícil de comprender es como si te explotara el cerebro😔 per gracias por la información la volveré a leer😊😊

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra Política de Privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

- Advertisment -

Más popular