El Hundido de la Zona del Silencio: ¿Portal ovni?

En la Zona del Silencio existe un misterioso cráter, el Hundido. Os contamos la historia del lugareño que decía que de ahí salen “las luces” y que desapareció sin dejar rastro

Lourdes Gómez – @Lourdesgm13 – En la Zona del Silencio por la parte de Coahuila, existe un enorme hueco en mitad del desierto. Los habitantes de este enclave lo llaman “el Hundido”. Parece un cenote, se asemeja a un cráter, pero nadie sabe cómo se formó. Tiene una gran profundidad, y en el fondo, por los sonidos que escuchamos cuando se lanza una piedra, parece ser que hay agua. Ningún lugareño ha bajado a explorar; aseguran que es letal por lo escarpado y por los insectos que allí habitan.

El Hundido, fotografía de Lourdes Gómez.

Y aquí viene el gran misterio: la historia de Maximino. Me cuentan en el Ejido Linda Vista que a él le gustaba vivir solo, como eremita, en mitad del desierto. En la más absoluta soledad, enfrentándose día día a la dureza de este clima, vivía Maximino, libre, cerca del Hundido. En las pocas ocasiones en las que hablaba con los habitantes de Linda Vista, les decía que veía las luces, que veía las “naves” y que salían del Hundido. En la última ocasión en la que vieron a Maximino, este les dijo: “estoy a punto de hablar con esos seres”. Días después, Maximino desaparece sin dejar ningún rastro.

El misterioso Hundido, fotografía de Lourdes Gómez

Encontraron muertos a su perro y a sus burros, pero de él no quedaba nada. Pensaron que podría haber sido devorado por algún animal. Los pumas entierran los restos de sus víctimas pero, de ser esa la causa de su desaparición, habría quedado alguna prenda, algún zapato… No apareció nada.

Los mejores exploradores locales, los más capacitados para buscar huellas o evidencias, no hallaron rastro alguno. Incluso el municipio más cercano ofrecía una recompensa por encontrar a Maximino. De esto se van a cumplir pronto diez años y a fecha de hoy la desaparición de Maximino sigue siendo un misterio. ¿Fue devorado por algún depredador? ¿Se lanzó o se cayó al Hundido? ¿Se fue con los seres de los que hablaba? No existen respuestas. Es uno de los muchos misterios que habitan en la Zona del Silencio. Si quieres viajar con nosotros hasta uno de los enclaves más misteriosos del planeta, piden información en volibolo@gmail.com .

Lourdes Gómez y Yohanan Díaz Vargas en las inmediaciones del Hundido. Fotografía: Ross Cantú.

2 Comentarios
  • María Guadalupe Ascencio Rodríguez
    Publicado a las 19:46h, 10 agosto Responder

    Muy interesante la historia de Maximino, estoy de acuerdo con lo que tú dices en la foto parece un cenote ….. pero ahí?…. y ya fueron Uds a las dunas de Bilbao y al marecito?……ambos están en Coahuila……por otro lado felicidades a ti y Johanan , nunca paran son incansables y lo que hacen está muy profesional e interesante

    • Insólita Experiencia
      Publicado a las 21:42h, 28 octubre Responder

      Muchas gracias por tu comentario, un saludo.

Publicar un comentario
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra Política de Privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar